Alergias en la Piel

  

Las alergias en la piel son muy
comunes... ¿Sabías que se considera
que al menos una de cada cuatro
personas sufre alguna alergia en su vida?

 

La mayoría de ellas se producen como reacción a elementos como el polen, algunos alimentos, pelo de animales o ácaros domésticos. Usualmente no son peligrosas para nuestra salud pero pueden generarnos incomodidades en especial cuando no podemos neutralizar las reacciones por completo.

Algunos de los signos que nos indican que tenemos una alergia son el estornudo continuo, molestias en nuestro estómago o sistema digestivo, erupciones, enrojecimiento, prurito o comezón en nuestra piel y goteo en la nariz.

Las sustancias que nos causan una reacción alérgica se conocen como alergenos. Estas ingresan a nuestro cuerpo al ser ingeridas o por contacto físico a través de nuestra piel.

En condiciones normales estas sustancias serían inofensivas para nuestro cuerpo, pero dado que él ha desarrollado una alergia, reacciona al detectarlas.

 

¿Cómo se Produce una Reacción Alérgica?

 

Reaccion Alergica

Una reacción alérgica ocurre cuando nuestro sistema inmunológico, encargado de la defensa del cuerpo, detecta un alergeno y reacciona de manera exagerada contra él.

Al reaccionar produce grandes cantidades de inmunoglobulina E o IgE. La IgE es una proteína que funciona como anticuerpo activando las células cebadas.

Estas se encargan de liberar sustancias químicas en nuestra sangre, principalmente histamina, con el fin de destruir los alergenos.

Son estas sustancias químicas, en especial la histamina, las que desencadenan en nuestro cuerpo los síntomas o signos que nos indican que estamos experimentando una alergia.

 

¿Por Qué Tenemos Alergias?

 

¿Sabías que un hijo o hija de padres alérgicos tiene una probabilidad de un 60% de sufrir igualmente de una alergia? Es cierto, en muchos casos las alergias son hereditarias.

Otros estudios indican que el sistema inmunológico de un niño es muy sensible. Por lo tanto, si durante la niñez se encuentran expuestos a un alergeno particular, es posible que desarrollen reacciones alérgicas en la adultez.

No es suficiente con exponerse una única vez al alergeno para desarrollar una alergia. Incluso es muy probable que durante la primera exposición a la sustancia no se evidencie ningún síntoma.

Realmente es la exposición continuada a la sustancia la que genera una alerta en el sistema de defensa del cuerpo, el cual una vez la identifique como "nociva" reaccionará cada vez que se encuentre expuesto a ella.

Indudablemente, una piel sensible tiene mayor tendencia a presentar alergias a diferentes sustancias en comparación con otros tipos de piel.

 

Alergias Cutáneas

 

Las alergias cutáneas son reacciones que se generan en nuestra piel como respuesta al efecto de la histamina.

Pueden producirse debido a la picadura de un insecto, los componentes de un producto cosmético o químico que entra en contacto con nuestra piel, un alimento que ingerimos o incluso una joya que lucimos.

Aunque la mayoría son reacciones leves, pueden provocar un problema como un eccema. Un eccema es una inflamación en la piel que puede ocasionar picazón o descamación.

En el momento en que las células cebadas producen la histamina, se dilatan los vasos sanguíneos liberando fluidos. Los eccemas o inflamaciones en la piel se producen debido a la concentración de dichos fluidos en "bultos blancos" conocidos como verdugones.

 

¿Cómo Diagnosticarlas?

Existen diferentes métodos para diagnosticar una alergia cutánea a algunas sustancias particulares. Estos procedimientos deben realizarse y monitorearse por un médico experto y en una clínica especializada.

El método más utilizado consiste en pinchar la piel introduciéndole una pequeña cantidad del alergeno de sospecha. Pocos minutos después de que la sustancia es absorbida por el cuerpo, si la prueba es positiva la piel enrojecerá, producirá picazón o se inflamará con una ampolla en el centro.

Otros laboratorios utilizan parches con diferentes alergenos que se ubican en la piel, normalmente en la espalda. Estos parches son útiles para identificar la causa de la dermatitis de contacto.

Para obtener los resultados de la prueba, aquí también se examina la piel después de exponerla con las sustancias.

También se utilizan análisis de sangre donde se mide el nivel de anticuerpos que luchan contra alergenos específicos. Estas pruebas son útiles para identificar reacciones a determinados alimentos.

Para probar si presentas alergia a algún producto cosmético o de cuidado de la piel, puedes colocar una pequeña cantidad sobre el dorso de tu mano o en la muñeca sin frotar.

Durante diez minutos verificas si te produce picazón, ardor o se genera enrojecimiento en tu piel alrededor del producto. Si no se presenta ninguna anomalía podrás utilizarlo con confianza en el resto de tu piel.

 

¿Cómo vencerlas o disminuir las molestias?

La mayoría de las alergias no tienen cura definitiva. Algunas de ellas desaparecen a medida que crecemos o envejecemos. En otros casos se pueden controlar temporalmente con algunos tratamientos, pero al cabo de un tiempo podrían volver a aparecer.

Usualmente se utilizan los antihistamínicos para contrarrestar el efecto de la histamina. Para aliviar las molestias cutáneas e inflamación se pueden utilizar lociones dermatológicas o a base de corticoides. En general hay una gran variedad de tratamientos para controlar los síntomas.

Si presentas reacción alérgica a cualquier producto cosmético o de cuidado de la piel, te sugiero retirarlo inmediatamente con abundante agua fría y dejar tu piel bajo el agua el tiempo que necesites hasta sentir que la molestia ha desaparecido.

No utilices jabón ni ningún otro producto para retirarlo. Después de enjuagar puedes consultar al médico si la molestia persiste por mucho tiempo.

Algunas pautas adicionales que puedes tener en cuenta:

  • Evita estar en contacto con las sustancias que te producen las reacciones alérgicas.
  • Conserva tu hogar, oficina y los demás espacios donde permanezcas libres de polvo y limpios.
  • Evitar usar alfombras porque atraen ácaros domésticos, los cuales son fuente de las alergias más comunes. Si tienes alfombra en casa, debes aspirarla continuamente.
  • Si tienes animales en casa, debes desinfectar y limpiar continuamente las áreas donde permanezcan.
  • Los bebés deben recibir leche materna al menos seis meses. Estudios indican que esto previene que desarrolle alergía a la leche de vaca y a otros alergenos.
  • No fumes. Fumar puede aumentar el riesgo de tener alergia en las personas vulnerables. En general el humo puede ser nocivo para adultos y niños con problemas de asma o fiebre del heno.
  • Definitivamente evita ser fumador pasivo. Se ha encontrado que los fumadores pasivos y sus hijos son susceptibles de generar alergias durante su vida.
  • Por último, recuerda siempre consultar un médico experto cuando tengas molestias que persisten o cuando decidas tomar algún medicamento.

 

Volver desde Alergias en la Piel a Enfermedades de la Piel

Ir a la Página de Inicio - Home