Enfermedades Infecciosas

 

Existen enfermedades infecciosas que
además de generar erupciones en la piel,
producen síntomas como fiebre y
dolor de cabeza o cuerpo.

 

Estas enfermedades como la varicela y meningitis se pueden tratar en casa con algunos cuidados básicos. Sin embargo, si la fiebre se mantiene o la temperatura es muy alta será necesario visitar al médico de inmediato.

Estas enfermedades infecciosas generan en la piel granos, resequedad, inflamación, picor, enrojecimiento y ardor. También es posible que la piel se escame. Estas son afecciones cutáneas normales dada la existencia de la infección.

 

Varicela

 

Esta es una de las enfermedades infecciosas más frecuentes pero benigna en los niños. Es poco usual en adultos pero cuando la padecen, sus efectos pueden ser más severos.

Se considera que las personas la sufren una única vez en su vida, con algunas excepciones.

Esta afección es producida por el virus de la varicela zoster. Este virus usualmente está presente en los tejidos nerviosos del cuerpo humano pero sin generar infección. Cuando no se activa en la niñez, lo hace en la adultez generando herpes.

Las erupciones cutáneas debido a la varicela suelen iniciar en las axilas, orejas y pecho. En muchos casos vienen acompañadas de fiebre leve. En pocos días pueden extenderse al resto del cutis, brazos y piernas.

Estas erupciones se presentan como grupos de pápulas o lesiones que miden menos de un centímetro de diámetro. Estas lesiones se convierten en vesículas normalmente de color rosado.

Cuando la infección disminuye al cabo de una semana aproximadamente, estas erupciones se secan generando costra y luego desaparecen.

 

¿Cómo Tratar la Varicela?

  • Consultar el tratamiento adecuado con un médico, en especial cuando se trate de un adulto.
  • Te sugiero descansar mucho, es la mejor forma de permitir a tu cuerpo superar la infección.
  • El uso de medicamentos a base de acetaminofén ayudan a controlar la fiebre.
  • Utiliza lociones de calamina o baños frescos de hierbas naturales que te ayudarán a aliviar el picor y ardor.
  • Evita rascarte las erupciones. Esto puede generar infecciones adicionales en la piel y cicatrices para toda la vida.
  • Existe vacuna para este virus. La vacuna permite que la enfermedad no genere complicaciones cuando se presente. En la mayoría de países es aplicada en los niños.
 

Meningitis

 

La meningitis, como su nombre lo indica, consiste en la inflamación de las meninges. Las meninges son delgadas membranas que cubren el cerebro y la médula espinal.

Esta inflamación es frecuentemente producida por una bacteria denominada meningococo. Esta bacteria usualmente ingresa a nuestro cuerpo a través de la nariz o la boca.

La meningitis es considerada una de las enfermedades infecciosas de mayor riesgo. También puede ser causada por otras bacterias, hongos o medicamentos. Aunque se presenta esporádicamente, estos son casos potencialmente letales.

Cualquier persona puede contraer esta enfermedad, principalmente niños y adolescentes. Los síntomas principales son fiebre, somnolencia, dolor de cabeza, rigidez en la nuca, intolerancia a algunos sonidos o a la luz directa en los ojos.

Esta infección presenta erupciones en la piel cuando se trata de una forma particular de meningitis conocida como meningococcemia. Estas erupciones suelen ser de color morado que al presionar no se atenúan.

Esta enfermedad empeora con rapidez. Para detenerla es necesario realizar un tratamiento rápido y fuerte que evite consecuencias severas y la muerte.

Cuando los tratamientos inician tarde, el paciente puede puede presentar consecuencias de larga duración como déficit cognitivo, sordera, hidrocefalia o epilepsia.

 

¿Cómo Tratar la Meningitis?

  • Es necesario visitar al médico o asistir al servicio de urgencias en caso de tener síntomas de esta enfermedad.
  • Un médico especializado o experto deberá recetar el tratamiento adecuado para el paciente.
  • La mayoría de tratamientos incluyen cuidados especiales y altas dosis de antibióticos o de antivirales dependiendo de la causa de la meningitis.
  • Existen varias vacunas para prevenir estas enfermedades infecciosas en sus diferentes formas o presentaciones. En la mayoría de los casos son especiales para prevenirlas desde la niñez.

 

Sarampión

 

El sarampión es una de las enfermedades infecciosas que más afecta a los niños. Se produce debido a un virus, usualmente el denominado paramixovirus. En jóvenes y adultos puede presentarse cuando no la tuvieron en la infancia y no fueron inmunizados.

Los síntomas de esta infección son fiebre, malestar y debilidad del cuerpo. En algunos casos se puede presentar conjuntivitis, inflamación de los nódulos linfáticos o bronquitis.

Esta enfermedad es altamente contagiosa, principalmente a través de la respiración. Una persona que no posea inmunidad tiene una probabilidad del 90% de contraer sarampión si entra en contacto con un afectado.

El sarampión puede complicarse si se produce inflamación en los pulmones y cerebro. En estos casos es necesario atención médica y seguir el tratamiento adecuado.

Se manifiesta con erupciones rosadas en la piel, principalmente en la cabeza, cuello y tórax. Estas pequeñas máculas pueden extenderse por todo el cuerpo en pocos días.

El sarampión se puede prevenir con vacuna. En la mayoría de países los niños son vacunados a los 18 meses de nacimiento y reciben un refuerzo a los 5 años.

 

¿Cómo Tratar el Sarampión?

 

Escarlatina

 

La escarlatina es otra de las enfermedades infecciosas que se producen por contagio a través de las vías respiratorias. También es conocida como la fiebre escarlata.

Esta infección es producida por la bacteria estreptococo y es más frecuente en niños que en adultos. Gracias a los avances médicos, hoy en día es menos grave cuando se produce.

El principal síntoma de la escarlatina son las erupciones cutáneas que se presentan inicialmente en cuello y cara. Después se expanden a todo el cuerpo, en especial en pecho y espalda. Generalmente no se producen alrededor de la boca.

Las erupciones se presentan como pequeños puntos de color rojo que generan picazón. Esta afección generalmente dura una semana. Cuando la infección esta sanando es posible que la piel presente escamación.

Otros síntomas de la escarlatina son fiebre, inflamación de los ganglios en el cuello y dolor de garganta. Los niños pueden presentar dolor de cuerpo, escalofríos y pérdida de apetito.

 

¿Cómo Tratar la Escarlatina?

  • Se requiere diagnóstico médico inmediato en caso de sospechar que se tiene esta infección.
  • El tratamiento más efectivo está basado en antibióticos. En general se utiliza la penicilina.
  • Te sugiero que sigas un tratamiento supervisado por un médico especialista.

 

Rubéola

 

La rubéola es una enfermedad vírica. Se presenta con menos frecuencia y gravedad que otras enfermedades infecciosas infantiles.

En el único caso donde puede complicarse y requiere de mayor cuidado es cuando se presenta en una mujer en sus primeros meses de embarazo. Si no se trata con cuidado, el feto podría generar deformidades o morir. Es importante que la mujer verifique si es inmune a esta enfermedad antes de quedar embarazada.

Los síntomas de la rubéola son erupciones en la piel, fiebre ligera, inflamación de las glándulas y nódulos linfáticos detrás del cuello. Los adultos pueden presentar dolor en las articulaciones.

Las erupciones en la piel suelen ser manchas rosadas que inician en la cara, luego se extienden al pecho y extremidades. Estas afecciones desaparecen rápidamente.

 

¿Cómo Tratar la Rubéola?

  • No existe un tratamiento específico para la rubéola. Lo importante es controlar los síntomas.
  • Al igual que con la varicela y el sarampión, el descanso es clave.
  • Para disminuir la molestia de los síntomas puedes tomar medicamentos a base de acetaminofén.
  • La vacuna triple viral SPR provee inmunidad contra esta infección vírica. Es necesario que toda mujer que planee quedar embarazada se vacune.

 

Existen infecciones en la piel más leves causadas por hongos, bacterias y virus. Estas afecciones cutáneas también presentan erupciones en la piel.

 

Volver desde Enfermedades Infecciosas a Enfermedades de la Piel

Ir a la Página de Inicio - Home