Importancia del Estilo de Vida



¡Tu estilo de vida y hábitos de cuidado
influyen en la manera como envejeces!

 

Muchas de las enfermedades producto del envejecimiento prematuro puedes prevenirlas si controlas los factores externos que dependen de ti como el consumo de tabaco, alcohol, la inactividad física y mala nutrición.

Existen estudios que demuestran que llevar una dieta apropiada, realizar ejercicio periódico, controlar el peso, evitar el consumo en exceso de alcohol, la exposición al sol y fumar, pueden aumentar la expectativa de vida de una persona.

El sedentarismo por ser cada vez más común en niños y jóvenes deteriora la salud desde la temprana edad. Muchos de los efectos negativos de una falta de actividad física en la juventud surgen en la edad adulta en el envejecimiento. Esto resalta la importancia de llevar un estilo de vida saludable.

 

Nutrición y Alimentación

 

Durante el envejecimiento tu cuerpo disminuye la capacidad de absorción y utilización de nutrientes. Por esta razón es importante que tu estilo de vida incluya una dieta balanceada rica en vitaminas, minerales y fitonutrientes.

Los nutrientes que necesita tu cuerpo se encuentran principalmente en las verduras y frutas frescas. Si los consumes diariamente te sentirás con más vitalidad y energía.

Además, no solo tu piel y cabello lucirán radiantes, sino que podrás prevenir enfermedades cardiacas, diabetes y osteoporosis. Recuerda que anualmente aumenta el número de casos diagnosticados con diabetes y en personas cada vez más jóvenes.

Para prevenir esta enfermedad es necesario controlar el consumo de carbohidratos complejos, alimentos con alto contenido de azúcar y grasas no saturadas. Esto ayuda a disminuir los niveles de glucosa en tu sangre y evitar la resistencia a la insulina.

Si mantienes bajos los niveles de insulina en tu sangre, evitarás su oxidación y la generación de más radicales libres en tu cuerpo. Recuerda que estudios han comprobado que los radicales libres pueden acelerar el proceso de envejecimiento.

Un estilo de vida basado en una dieta balanceada y en conjunto con actividad física regular, te ayuda a mantener tu peso en equilibrio y a prevenir la obesidad.

Recuerda que la obesidad aumenta los riesgos de sufrir problemas de circulación de la sangre, de enfermedades cardiacas y de diabetes. Se ha demostrado que el sobrepeso reduce la expectativa de vida de las personas.

 

Actividad Física

 

Actividad Fisica

La actividad física es otro factor clave durante el envejecimiento de las personas.

Los médicos aconsejan que diariamente mantengamos actividad física durante mínimo 30 minutos para que nuestro cuerpo genere resistencia a las enfermedades típicas de esta edad como la hipertensión.

El ejercicio no solo mejora la salud cardiovascular sino que puede ser útil para aquellos que sufren artritis, pues les permite aumentar la capacidad de movimiento y disminuir la rigidez muscular.

La actividad más recomendada para las personas adultas es caminar.

Se ha comprobado que caminar con regularidad aumenta la calidad de vida de las personas en comparación con los que no lo hacen.

Si aumentas tu capacidad pulmonar al realizar ejercicio periódicamente, lograrás mejorar tu salud cardiovascular y rejuvenecer.

Al igual que la actividad física aeróbica que mejora tu salud cardiovascular, es necesario que realices ejercicios de esfuerzo que te permitan entrenar tus músculos.

Los músculos te permiten lucir más joven y radiante. También te facilitan la realización de tus actividades diarias. Es aconsejable que realices una rutina de pesas de mínimo 20 minutos entre 2 y 3 veces por semana.

Aquellas personas con más de 40 o 50 años de edad, requieren de un control y seguimiento médico de sus rutinas físicas y en general de su estilo de vida.

Personalmente, debo confesar que la actividad física es mi mayor debilidad. Durante toda mi vida he practicado todos los deportes existentes y ninguno me ha gustado. No te voy a mentir diciéndote que soy el mejor ejemplo de perseverancia en cuanto a deportes se trata.

Sin embargo, pensando en la salud de mi cuerpo y de mi piel he decidido comenzar a nadar. Escojí natación porque imaginé que con el agua era menos probable que me diera sueño mientras me ejercitaba, lo cual ¡es mi caso cuando realizo ejercicio!

Inicié nadando cada 8 días y la verdad me ha parecido una experiencia maravillosa. Actualmente, estoy nadando dos veces por semana. Creo que mi cuerpo me lo agradece. Más adelante espero aumentar aún más la frecuencia.

Estoy muy contenta de haber tomado la decisión de mejorar mi estilo de vida a pesar de no tener mucho tiempo disponible ni mucha afinidad con el deporte. ¡Y la verdad... ya no me da sueño!

Si mi historia es un poco parecida a la tuya, quiero decirte que ¡tu también puedes lograrlo! Tú puedes balancear tu agotador y estrecho ritmo de vida con un poco de ejercicio por el bien de la salud de tu piel, tu cuerpo y claro, de un mejor envejecimiento.

Tal vez solo es cuestión de que encuentres alguna actividad en la que te sientas a gusto. No tiene que ser natación, puede ser otro deporte como baloncesto o tenis. Incluso puede ser que te guste caminar o trotar en una máquina en casa ¡Hay una gran variedad de opciones!

 

Hábitos que Deterioran la Salud de tu Piel

 

El aspecto de tu piel demuestra la forma como envejeces. Si luce hidratada, suave y flexible es un índice de que tu cuerpo a nivel interno también se encuentra en apropiadas condiciones de salud.

La mayoría de hábitos que aceleran o perjudican el proceso de envejecimiento de la piel vienen desde la juventud.

Muchos de los jóvenes entre 15 y 25 años de edad consideran que nunca envejecerán o arrugarán. Otros simplemente deciden que solo cuando lleguen a la adultez se cuidarán apropiadamente. Por esta razón, muchos de ellos llevan estilo de vida poco saludable.

Ellos no saben que el daño que se produce en la juventud aunque no se note, suele perjudicarnos o aparecer en la adultez. Razón por la cual es necesario prevenir estos daños evitando malos hábitos como fumar, tomar alcohol en exceso o exponerse al sol sin protección.

Científicos han encontrado que fumar incrementa las arrugas en la piel. El tabaco reduce la elastina de la piel y por lo tanto su flexibilidad.

El consumo de alcohol puede ser perjudicial para la salud de la piel si se ingiere en exceso. Signos de deshidratación pueden ser resultado de ello.

Sin embargo, recientemente se ha considerado que el consumo moderado de alcohol puede ser beneficioso para la salud de nuestros vasos sanguíneos debido a los antioxidantes que contiene. Algunas personas manifiestan obtener beneficios saludables debido al consumo diario de una copa de vino.

La exposición directa al sol, debido al efecto de los rayos ultravioleta, deterioran las capas de tu piel afectando en especial el colágeno y la elastina.

Esto ocasiona la perdida de elasticidad y humedad generando arrugas en tu piel. Te sugiero proteger tu piel mínimo 10 minutos antes de exponerte al sol utilizando un protector con factor solar de mínimo FPS 15 en tu día a día.

Si estás de vacaciones, en piscina, playa o haciendo deporte al aire libre, un protector con factor FPS 30 como mínimo es más recomendado. Toma abundante agua cuando te expones al sol para que ayudes a reducir la deshidratación de tu piel.

Recuerda siempre que tu estilo de vida determinará tu envejecimiento. Si quieres más consejos sobre salud y nutrición, te sugiero revisar este Blog de Salud: un blog sobre salud con las últimas investigaciones y tratamientos en materia de salud. Aunque no es de mi autoría, considero que tiene contenido actualizado que puede ser útil para tí.



Volver desde Estilo de Vida a Envejecimiento

Ir a la Página de Inicio - Home