Factores de Envejecimiento



Los factores de envejecimiento pueden
ser internos y externos. Los externos
a su vez pueden ser controlables e incontrolables.

 

¿Por Qué Envejecemos?

 

En general nuestro cuerpo y por supuesto nuestra piel está en un proceso continuo de envejecimiento. Este proceso sucede debido a la acumulación de diferentes cambios en nuestro cuerpo que nos llevan a enfermarnos y finalmente morir.

Este proceso involucra cambios causados por dos tipos de factores de envejecimiento: internos y externos.

Estos cambios se reflejan principalmente en nuestra piel por ser el órgano más grande de nuestro cuerpo y el que podemos ver diariamente. Algunos de los cambios o primeros signos de envejecimiento se presentan desde que tenemos 30 años y principalmente después de cumplir 40.

 

Factores Internos

 

Los factores de envejecimiento internos están íntimamente relacionados con nuestro reloj biológico y no podemos controlarlos de ninguna forma. Los cambios o signos de envejecimiento son naturales y están genéticamente programados en nuestras células.

Estos signos son irremediables o al menos hasta ahora, pues aún no se ha creado y distribuido la fórmula de la juventud eterna ;)

Por esta razón debemos enfrentarlos de la mejor manera. Cuidar apropiadamente nuestra piel y tomar precauciones en beneficio de nuestra salud puede reducir el impacto del tiempo.

 

Factores Externos

 

Los factores de envejecimiento externos están relacionados con el ambiente donde vivimos y nuestro estilo de vida. Una parte de ellos están bajo nuestro control mientras que otra no.

 

Factores Incontrolables

Polucion causa envejecimiento

Entre estos encontramos la intensidad del sol, el paso de rayos ultravioleta y los radicales libres presentes en el ambiente.

El impacto y la concentración de los radicales libres cada vez es mayor debido a la polución y la contaminación.

Aunque no podemos controlarlos, sí podemos tomar medidas de precaución para evitar que no afecten nuestra piel.

Para disminuir sus efectos en el envejecimiento de la piel, es necesario protegerla de la humedad, las temperaturas extremas, el viento, la polución y el sol.

Aunque se consideran incontrolables, realmente cada uno de nosotros puede aportar el mejoramiento y cuidado del ambiente. Esto podría disminuir o al menos controlar los cambios de clima extremos y evitar el aumento de la contaminación.

 

Factores Controlables

Entre estos encontramos factores como el sueño y la forma como dormimos, alimentación, niveles de estrés, expresiones faciales y ejercicio físico. Estos sí dependen únicamente de nosotros.

Exceso Estres Causa Envejecimiento
Por lo tanto debemos mejorar nuestro estilo de vida para eliminar el impacto de la falta de sueño, el bajo consumo de agua, la mala nutrición, la falta de actividad física, el estrés y el consumo de substancias tóxicas.

Hoy en día, la rutina diaria de las personas es cada vez más agitada. Cada vez hay menos tiempo y más actividades por resolver.

Esta es la razón por la que cada año se reportan más casos de enfermedades cardiovasculares, paros cardiacos y por supuesto de enfermedades de la piel -envejecimiento prematuro-.

Es necesario tomar de conciencia del impacto que tiene el estilo de vida que llevamos en nuestra salud. Porque sin salud todo se pierde.

 

Impacto de los Factores Externos

 

Para evaluar el impacto de estos factores externos -tanto incontrolables como controlables- en nuestra piel, puedes comparar el aspecto de la piel de tu rostro con el de la piel en la parte interior de tu brazo.

Seguramente encontrarás que las zonas de tu piel que menos se exponen al sol o al aire libre se encuentran más suaves y tersas. En la mayoría de los casos no presentan manchas, arrugas o líneas de expresión, o son menos en comparación con las zonas que sí se exponen al sol diariamente.

Aunque pareciera que no se relacionan, realmente los factores externos pueden influir en gran parte sobre los factores internos y acelerar este continuo proceso de envejecimiento.

 

Impacto de los Radicales Libres

 

Los radicales libres están presentes en el ambiente y en nuestro cuerpo. Pertenecen al grupo de factores de envejecimiento incontrolables.

Actualmente su exceso proviene principalmente de los rayos ultravioleta, el sol y la polución.

Los radicales libres pueden causar daños irreparables en nuestras células. Naturalmente, entre más daño sufren tus células más rápido envejeces. Este daño se conoce como oxidación.

Estos átomos con un electrón impar se generan en nuestro cuerpo principalmente en las mitocondrias, quienes son las encargadas de la producción de energía para nuestro corazón y pulmones.

Un daño en las mitocondrias, en el ADN, proteínas o grasas de nuestro cuerpo, vuelve ineficiente sus funciones diarias.

Realmente los radicales libres son necesarios en nuestro cuerpo para cumplir algunas funciones como crear energía a partir de oxigeno y de los nutrientes de los alimentos que consumimos. También para combatir virus, bacterias u otras enfermedades presentes en nuestro cuerpo.

El principal problema de estas moléculas inestables es que cuando su concentración es muy alta ocasionan daños graves.

La única forma de contrarrestar su elevada concentración es a través de antioxidantes producidos por nuestro cuerpo o ingeridos a través de suplementos nutricionales naturales preferiblemente de cosecha orgánica.



Volver desde Factores de Envejecimiento a Envejecimiento

Ir a la Página de Inicio - Home